Certezas

butterfly-photo-art-red-tree-woman-favim-com-104627

El futuro de mi luz, como bien predijo mi abuelita,
llegó de pronto
-no podía ser de otra manera-

El futuro aterrizó entre mis piernas
con todo tu calor por dentro,
enajenadas del mundo, del aire,
los árboles, el mármol,
los transeúntes de la vida.

El futuro llegó sencillo, curado,
endemoniadamente conquistado por tu mirada,
insaciable.

El futuro, llegó contigo.

Anuncios

II

600591af244b36dd546ab51b12175475

Ha dejado un desierto tu ausencia.

Mis flores me esperaron marchitas,
y mis libros de poemas no se despiden del polvo.

La arañita colgante de la esquina del cuarto
je ha preguntado a mi sonrisa por el color de tus ojos,
y sólo cuando pienso en ti logro recordar
todas las canciones infantiles que conservo para regalar a mis hijos.

Mis zapatos hablan solos,
Y ¿podrías creerlo!
han aprendido a hacer algunas muequitas graciosas.

El agujero de la pared del patio
ha servido de hogar
a las pequeñas hojas que cada mañana
brotan del rosal, una por una,
con cada suspiro que te entrego.

Mi ventana se ha asustado: un rayito de sol le ha propuesto compartir sus vidas,
y alimentarse de la lluvia.

Y como si no fuese suficiente,
hoy, al intentar escuchar mi corazón,
sólo te encontré a ti.

Vida

Por ese calor, absoluto
tuyo y mío
nuestro.

Vida que llegas cuando muere el tiempo,
no te desangres…

Búscame ahora que me pierdo virgen
desentierra completa la esperanza
Ajusticia esta angustia ¡revíveme¡
Recuérdame que aún late mi sangre

Vida que a veces apuñalas mis ojos
despiértame, me ahogo con la luna
repleta cada noche con eclipses de Sol
muérdeme si este sueño aprisiona mis fugas.

Vida, esta hora ya me trae ajena
me has destruido el alma ¿no lo sientes?
¿Cómo soñar si no puedo vivirte?
¿Cómo vivir si no puedo soñarte?

Vida, suicida pronto estas mis ganas
de perder de repente los sentidos

Asesina esta tierna idolatría,
ya no me alcanza el aire si respiro…

Vida, al final no encuentro tu camino
y se desgarra toda mi existencia
se me rompen los dedos de tocarte
se me evapora el alma de buscarte.

Vida ¡Oh, vida! ¿Dónde existes?
¿Eres más indulgente cuando sufres?
¿Te alimentas acaso con mi cuerpo?
¿Renaces si yo muero de tristeza?

Déjà vu

il_570xN.873423863_9da7.jpg

… Sentir que es un soplo la vida
Que veinte años no es nada
Que febril la mirada, errante en las sombras
Te busca y te nombra

Hay un calor perdido entre mis piernas
que resucita, inmenso, entre tus cartas
aquellas que quedaron, con misterio,
conservadas al filo de mis ansias.

Un “earthquake” desatado por tus besos
humedece mis tiernas latitudes
penetrante, viril, nítido, ileso
disuelve con tus manos, inquietudes.

Y si acaso los sueños conservados
que entre letras guardaron mis virtudes
se aprestan a vencer tiempos pasados

¡Vuélvete tierra enfurecida, viento
no temas al tsunami ni al desierto,
la eternidad será nuestro momento.

Con las manos llenas

1504961_812062328830044_5718179573724919456_n

En este despertar de poesía
que ha colmado mi alma
tú estás en cada uno de los versos
que revientan mi calma.

De estos amaneceres de ilusiones
repletaste mi esencia
y con tus partituras de emociones
cantas a mi inocencia.

Me has revelado el mito
de tu entrañable beso
del que mis labios dulces, pretensiosos
jamás saldrán ilesos.

Pueden volar el tiempo y mi memoria
puede faltarme el aire, la cordura
que ya por siempre en mi encendida historia
yo volveré a encontrarme, en tu ternura.

Por todas mis esquinas

dc5db-arte-digital-sirena-9251

Me sorprendió ese aire de palomas
que salió decidido de sus ojos
y con cosquillas entre aquellas lomas
se deshicieron todos mis cerrojos

De sus esquinas me nacieron flores
en mis esquinas le he dejado versos
y me fui, debatida entre temblores
intentando saber de su universo

Y ahora me siento hundida en el insomnio,
De un árbol, una esquina, un muro, un tiempo
Porque su voz se vuelve espuma, otoño
Al lado de su olor, brujo e inmenso.

Nacimiento

manos[1].jpg

Entre hojas amarillas, al desnudo
Un hombre desenfrena sus abismos
Destierra de sus brazos toda duda
Y adorna sus volcanes con mis sismos

Siente como si no existiera el tiempo
Como si a cada paso le naciese un segundo
Camina entre las líneas de mis manos
Inunda mis latidos con su mundo

Un hombre que me espera cuando nace
Misterioso al umbral de mis inviernos
El desenfreno eterno de besarle

Se deleita poblándome las venas
De canciones escritas con su sangre
Se esconde en las esquinas de mis libros
Y sólo tengo fuerzas para amarle.

desde el corazón de una cubana

A %d blogueros les gusta esto: